Reglas para los hermanos ermitaños carmelitas

PRIMERA PARTE

Ejercicios prácticos, o sea, reglamento para los ermitaños  de  San  Honorato, del  orden  de  San Pablo,  Antonio, y de la tercera orden de Nuestra Señora del Carmen, Palma, Mallorca.

HORARIO – DISTRIBUCIÓN DEL TIEMPO

1. Se levantarán a media noche los ermitaños y tendrán una hora de oración mental, y después, de una a dos, rezarán maitines.

2. A las cuatro de la mañana se levantarán en verano, y en invierno a las cinco, y rezarán laudes y prima; tendrán una hora de oración mental que servirá, si no hay misa en la ermita, la que oirán mentalmente o espiritualmente uniéndose a todas las oraciones que se celebran en todo el orbe cristiano aplicando esta hora de oración por las necesidades de nuestra madre la Iglesia, por los bienhechores de la ermita y familia, por el estado del Reino, del clero y por el Sumo Pontífice y, últimamente, por las almas del Purgatorio. A este fin rezarán las oraciones correspondientes que están en el oficio parvo de la Virgen.

3. Todos los lunes rezarán, después del oficio parvo  de  la Virgen, el «De profundis», todo el oficio: maitines, laudes, lo que sigue; y a la tarde vísperas, después de las de la Virgen. Este oficio se dirá por los difuntos de la familia, nuestros parientes y bienhechores.

4. A las once se rezarán las horas: tercia, sexta y nona; se tendrá  examen  de  conciencia,  se  rezará  la  letanía  de  nuestra Señora, y del coro al refectorio se rezará el «Miserere», y después de comer recreación hasta la una. En la recreación el superior local, u otro, encargado en su nombre, cuidará de que se hable en voz muy baja; que la conversación sea santa, espiritual, honesta, propia de un religioso y, cuando no sea para este fin o causas convenientes para la casa y familia, (según sea) dispuesto por el superior u otro encargado mandará que se separen y en silencio, pasen su tiempo con santa lectura u otra cosa de virtud propia de su estado y religión.

5. Desde la una hasta las dos descanso, y a las dos irán a rezar vísperas.

6. A las cinco tendrán una hora de oración mental hasta las seis, y de seis a siete, en conclusión, rezarán completas y se volverá cada uno a su trabajo dispuesto por el superior.

7. A las siete rezarán el santo rosario, tendrán un cuarto de hora de examen de conciencia, y, rezando el «Miserere», irán a la cena o colación. Concluida la cena, se irán a retiro y a las nueve se recogerán.

8. En el refectorio se tendrá lectura durante la comida y cena, y será espiritual, y el superior dispondrá el libro que se ha de leer. Los hermanos estarán atentos a la lectura comiendo en silencio, recogimiento y religiosidad, sin murmurar  ni  dar  señal  alguna  de enfado contra la comida. El hombre no tan sólo se ha de alimentar de sustento material, mas antes el recogimiento interior sea alimento del alma.

9. Si alguno se halla en necesidad, por su indisposición o convalecencia de algún accidente, no pudiendo pasar por la parsimonia de los demás hermanos, debe éste notificar al superior su indisposición para ser servido según su dolencia.

CAPÍTULO DE CULPAS

10.   Los hermanos tendrán capítulo de culpas dos veces a la semana: el domingo y el jueves, a la hora de la oración de la tarde. El que se tiene que acusar se pondrá de rodillas, dirá sus faltas y no se defenderá ni se levantará sin permiso del superior. No se permitirá levantar quejas contra la conducta del superior, de quien ha de recibir la bendición y penitencia de sus propias faltas.

11.   En sus tentaciones,  ya  sea  uno  contra  otro  o  contra  el mismo superior, esto no se permitirá en capítulo; sino que llamarán aparte a su superior, el cual tiene el lugar de médico, y le hablarán con humildad como a representante de Dios nuestro Señor, sin faltarle nunca al debido respeto como quien está ante su padre y señor esperando  su  bendición.  Será  bueno  que  el  discípulo  se  recoja, entre en conocimiento de sí mismo, haga alguna fervorosa oración para hablar como conviene, debidamente, y recibir la instrucción en acción de gracias y con docilidad. Al paso que el superior hará otro tanto, como buen padre, pidiendo luz al Señor.

CONFESIÓN Y COMUNIÓN

12. Se confesarán y comulgarán todos los domingos, si el confesor no lo impide por justas causas. También comulgarán otros días de la semana, señalados con algún santo o fiesta particular, si el confesor lo dispone y el superior da lugar para ello. El superior dispondrá la hora y el confesor con quien se han de confesar para conservar el orden y que vaya por el conducto de la santa obediencia.

REZO

13. Rezarán  el  oficio parvo de  la Virgen todos los días en obsequio de la Madre de Dios, y si alguno estuviese impedido rezará por maitines, veinticinco padrenuestros; por prima, tercia, sexta y nona, doce; y por vísperas y completas, trece.

SILENCIO

14.  Habrá silencio perpetuo y no se les permitirá hablar sino en voz baja y por señas lo indispensable, «meditando día y noche la ley santa del Señor» [Sal 1,2]. «La llevaré al desierto y allí le hablaré al corazón» [Os 2,16]. «El que no peca por la lengua es varón perfecto y acredita su religión (o piedad) de verdadera» [St 3,2].

redactada por Francisco Palau

Extraída de: cmtsanelias.com

Continúa…


Anuncios

Acerca de Equipo de Hesiquia blog

Difundimos el método hesicasta de acercamiento al corazón en los ámbitos cristianos. Practicamos la oración de Jesús y hacemos de ella nuestro camino espiritual. Escribimos sobre espiritualidad católica actual. Ver todas las entradas de Equipo de Hesiquia blog

One response to “Reglas para los hermanos ermitaños carmelitas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: